28 de noviembre de 2009

Y así es como decido

utilizar un blog como distracción. Tal vez como terapia para olvidar o como una ayuda para practicar la escritura y que alguien pueda leer lo que digo. Creo que no sé por dónde empezar; hay mucho que contar. Este no es el mejor momento de mi vida. A veces veo pasar el tren y ni siquiera siento ganas de correr tras él. Y aun así, los días y las semanas y los meses pasan de la misma forma que siempre, aunque dentro de mí el tiempo no consigue que cambie nada. Ni estoy deprimida ni loca, simplemente me agobio con facilidad. Espero que hacer esto me ayude a relajarme y a escribir mejor, ¡sobre todo!