29 de diciembre de 2009

Perdóname todo el daño que te hice entonces, y todo el que te he seguido haciendo sin saberlo o sin quererlo. 
Perdóname por haberte hecho pensar que no me importabas, cuando nunca ha sido ni es así. 
Perdóname por seguir sintiendo algo por ti después de tanto tiempo, y por decírtelo en este momento. 
Perdóname por haber causado molestias, por contradecirme continuamente, y por no dejar que seas feliz.

28 de diciembre de 2009

Rompe el hielo en esta noche fría. Regálame el calor que tú no necesites. Y abrígame mientras dormimos abrazados. Ignora mis miedos pueriles; enfréntate a mi verdad. Y mi verdad es la pasión. Es querer vivir un momento eterno pegada a tu piel. Mi verdad significa no decir la verdad; recorrer esta noche tu cuerpo, dejarte hacer; verte en acción.

16 de diciembre de 2009

Ha salido de su casa como cada día, apenas empieza a amanecer. Se siente como si fuera una gota de agua a punto de caer al vacío. Tan pequeña y tan frágil que lo único que quiere hacer es volver por donde ha venido, pero hay algo que la empuja hacia delante. Siempre hay algo que la empuja hacia delante. Por mucho que se derrita al caminar y se escurra por las alcantarillas, y por mucho que camine al compás de la música que nunca le ha gustado, pero que sigue resonando en su cabeza.

14 de diciembre de 2009

Mientras rompo y reconstruyo día a día mis esquemas 
y veo cómo arden enteros mis deseos. 
Cuando quiero pensar y no puedo; 
cuando ignoro lo que dicen mis sentidos.
Si pierdo sin quererlo todo aquello que no importa, 
si piensas que me voy si no te quedas.
Si miro el lado positivo de no tener lado positivo,
si observo el rincón aquél que antes estaba lleno.


Y ahora no queda nada.

2 de diciembre de 2009

Con el tiempo detenido y esperando un movimiento sísmico, observando cómo ries mientras entierro la cabeza bajo el suelo. Con el tiempo sostenido de un lado a otro de mi habitación. Mientras vuelvo a caer en tu odiosa telaraña y enredo mi pelo en ella. Mientras veo cómo tiemblan las paredes cuando me pongo melancólica. Mientras quiero que vengas y no vienes. Mientras pliego mi alma hasta meterla en el agujero de mi estómago. Mientras huyo en sueños del mar que me echas encima. Mientras atravieso las lagunas de mi pensamiento. Mientras evoco otros días en que saqué la cabeza del suelo. Mientras congelo mi historia hasta encontrarle un final. Mientras regulo mi karma periódicamente. Sólo pido un parón en el continuo espacio-tiempo.