16 de junio de 2010

Querido S,
has vuelto a aparecer y nadie sabe muy bien de dónde has salido. Después de meses de silencio (reconozco que no hice nada por romperlo) has vuelto. Esa es una de las cosas que siempre me han confundido de ti: apareces y desapareces y te comportas como si no pasara nada... Haces que yo misma me cuestione si esto es normal o no.
En realidad no sé cómo comportarme después de tanto tiempo sin saber nada de tu vida. Esto de ponernos al día a veces resulta muy falso. Las pocas conversaciones profundas que tenemos siempre acaban en parajes donde no quiero adentrarme. 
Espero estar haciendo lo correcto por primera vez si no te sigo el juego; hemos vuelto demasiadas veces a las andadas y ya tuve suficiente.


Con cariño, Candela.