1 de julio de 2011

Pero adoro la sinceridad de las palabras. Sinceridad aunque pretendas mentirme. Adoro cada uno de los pestañeos en los que te dibujas. Cada vez que desperté pensando en ti. Adoro los recuerdos de un amor infantil, que muchos catalogarían de obsoleto. Lo adoro porque juntos el aire parecía tener color, arte.
Y me gusta el arte. El arte de conocerte. Arte es tu risa envolviéndome. Arte son tus palabras mudas. Arte, es esperarte. Y me gusta.


1 comentario:

Ezequiel Tadeo dijo...

Unas palabras muy bonitas.