28 de julio de 2011

A veces por necesidad, otras de cine y otras te lo montaste fatal.
¿Quién era yo para decirte lo que querías escuchar?
Una vez te encontré y me pusiste firme,
otra vez te encontré y te perdí.
El mundo está lleno de espíritus libres
que no saben dónde ir.

No hay comentarios: