17 de abril de 2015

El olor a lluvia es el olor de los recuerdos. Se cuela por mi ventana como un invitado de honor, impregna mi casa y todo cambia de color.
Me acuerdo de ti, de nosotros, de todas esas cosas en el cajón de mi mente con la etiqueta de "nostalgia". La infancia, los sueños sin cumplir, las personas que se fueron... Estáis todos aquí conmigo y con el olor a lluvia en primavera.
Es triste, pero a la vez no lo es.

Todas las prisas que ahora componen mi vida han abierto un hueco. Nos pasamos el día pensando en el futuro, agotamos el momento presente sin ni siquiera reparar en ello. Eso sí es triste.
Por eso, en esta tarde primaveral, mientras el olor a lluvia entra por mi ventana, me encuentro entretenida recorriendo el pasado y el presente, todas aquellas cosas que perdí y que gané, todo lo que tengo y lo que quiero en mi vida. Y no hay relojes, no hay prisa, no hay planes. Hay espera, hay tiempo, hay tranquilidad.

No hay comentarios: