21 de septiembre de 2016

De anhelos que al cumplirse se degradan


Miro atrás
y no veo más
que polvo pisado y caras conocidas.
Y aquí, en esta encrucijada,
no busco más que comprensión
en unos ojos ajenos,
algo que me haga sentir que pertenezco.
Qué difícil es encontrar el blanco en la gama de grises.
Qué difícil contemplar la explosión y decidir olvidarlo.
Y qué difícil mirar a los ojos de los tuyos
y ver que no son tuyos
y tú tampoco les perteneces.
Y buscar la forma de evitar encontrar
la decepción
en esos ojos.
Pasar de ser el lastre equivocado
la alegría pasajera
y no quedarte en el intento
de llegarle al corazón a la persona que amas.
Nunca.
Te di todo lo que pude inventar
para ti, para nosotros.
El problema es que no era lo que tú me dabas
Conduzco derecha a la oscuridad
más de una tarde
cuando se pone el sol.
Y te imagino en el arcén
como un autoestopista
buscando salidas.
Con tan mala suerte
que vas a dar
conmigo.

No hay comentarios: